CLAVES DE CONSERVACIÓN DEL PAN

El pan es un elemento higroscópico por naturaleza y, aunque en el momento de la cocción se evapora, una buena parte del agua que contiene la receta por su elaboración, cuando el pan sale del horno, empieza el proceso de absorción de la humedad ambiental y es en este momento cuando rae la importancia del formato y tipos de cocción de cada producto.

¿Cómo conservar el pan para que parezca recién hecho?

El formato del pan

Consumir preferiblemente panes de gran formato, ya que tienen más durabilidad que los pequeños por descontado con más miga y una costra más gruesa que los protege en forma de envoltorio.
El almacenamiento del pan: conservar el pan en una bolsa de ropa o envuelto en un trapo de algodón en un lugar fresco y seco.

La congelación del pan

Congelar el pan es un proceso válido para conservarlo más tiempo. Hacerlo cuanto antes mejor proporcionará el frescor que tenia en comprarlo. Es importante congelar el pan protegiéndolo con un envoltorio, ya que el frío directo reseca la costra y deterioran mucho el producto y su aspecto. Para descongelar el pan dejarlo a temperatura ambiente un rato o regenerarlo en la tostadora o en el horno antes de su utilización.

¿Cómo conservamos los panes cortados en rebanadas?

Los panes que se venden cortados en rebanadas y envasados en bolsas de plástico como el pan de payés, se pueden conservar unos días en el congelador y cuando haga falta, quitar la rebanada necesaria y pasarla por la tostadora.

¿Podemos regenerar un pan que ha perdido consistencia?

Una buena manera de regenerar el pan sería ponerlo en el horno entre 70 °C y 80 °C durante unos minutos hasta que la costra vuelva a recuperar el crujiente eliminando la humedad ambiental absorbida.